HISTORIA

 

El folklore es la manifestación cultural que mejor define una sociedad, y la danza tradicional que se ha conservado de generación en generación a lo largo de los siglos es un importante indicador de esto.

En estas danzas podemos ver vestigios de culturas tribales y señales pre-cristianas, así como influencias y mezclas culturales de todo tipo.

La danza tradicional ha sido una parte importante de la vida social, religiosa y lúdica en Euskal Herria, ya que no hay actos o fiestas que no hayan sido alabados o celebrados con un baile: danzas de espadas, paloteos, mascaradas de carnaval, soka-dantzak, danzas de hombre o de mujer, danzas de hombre y mujer…

Muchos de estos bailes se llevan bailando ininterrumpidamente desde hace 400 años en diferentes fiestas o celebraciones religiosas. Otros son más viejos o los perdemos en el tiempo.

Los grupos de danza tradicional de Euskal Herria siguen conservando y difundiendo este importante patrimonio cultural, uno de los más ricos a nivel europeo en cuanto a riqueza y diversidad folklórica.

A principios del siglo XX se intentó crear una asociación que reuniera a todos los grupos de danzas vascas. Finalmente, el 11 de marzo de 1965 se creó Eskual Dantzarien BLATZARA (EDB) como federación de grupos de danzas vascas. Así, a lo largo de todos estos años ha reunido una parte muy importante de dantzaris y grupos relacionados con el estudio, enseñanza y práctica de las danzas de Euskal Herria.

Inicialmente se legalizó en Iparralde bajo el nombre Eskual Dantzarien Biltzarra, ya que la legislación franquista no permitía legalizar en Hegoalde. Su primer acto público fue el Dantzari Eguna de 1966, en el estadio Agilera de Biarritz, el 11 de mayo de ese mismo año, y en él participaron personas procedentes de todos los herrialdes de Euskal Herria.

En esta misma demarcación se celebró la primera asamblea del RDC y se constituyó la primera Junta Directiva con los siguientes miembros:

Presidente: Paul Rocca-Serra Legarralde.

Secretario: Abbé Aphataberry.

Tesorero: Michel Burucos.

Xabier Gereño fue elegido representante de los grupos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra hasta que éstos pudieran legalizar su situación en Hegoalde.

Ese mismo año se publicó el primer número de la revista que en un principio tomó el nombre de “Dantzari”, destacando el trabajo realizado por Xabier Gereño. Sin embargo, tras tres años de trabajo tuvo que abandonar la revista para dedicarse a otras tareas relacionadas con la cultura vasca.

En 1969, tras la separación de la anterior Dirección, se procedió a la elección de una nueva Junta con el fin de ayudar a la legalización de EDB en el sur del País Vasco. La nueva Junta estuvo integrada por:

Presidente: Jesús Arozamena.

Vicepresidente: Imanol Olaizola.

Secretario: Javier Aranburu.

Secretario Técnico: Iñaki Beobide.

Tesorero: Juan Antonio Urbeltz.

Vocales: Maria Elena Arizmendi, Antton Valverde, Francisco Escudero y Gaizka Barandiaran.

Los nuevos estatutos se aprobaron el 29 de noviembre de 1969 con la mediación de la «Euskal Herriaren Adiskideen Elkartea», por lo que la legalización de Euskal Dantzarien Biltzarra era una realidad en toda Euskal Herria. Sin embargo, a pesar de la legalización, hubo muchos problemas con la administración franquista, uno de ellos fue el día de la celebración del Dantzari Eguna de Zarautz en 1970, donde debido a los duros controles de la policía se produjeron numerosos incidentes.

Las siguientes asambleas se celebraron en Eibar, Vitoria y Lekaroz, y los Dantzari Eguna en Gasteiz, Donostia y Donibane Lohitzune. Hay que destacar el hecho de que a pesar de que el congreso se celebró en Eibar, inicialmente se iba a hacer en Bilbao pero el Gobierno Civil de Bizkaia lo prohibió. Tras muchos esfuerzos por conseguir el local, finalmente el congreso pudo celebrarse en Arrate Elkartea, que se atrevió a recibir las duras multas o peores consecuencias habituales en aquella época.

En 1972, tras el fallecimiento del Lehendakari Jesús Mª Arozamena, se celebró una Asamblea Extraordinaria en la que se nombró a la nueva Junta:

Presidente: Imanol Olaizola.
Vicepresidente: Javier Aranburu.
Secretario: Iñaki Muguerza.
Tesorero: Agapito Gorostiaga.
Secretario técnico: Iñaki Beobide

Esta Junta se encargó de organizar las primeras Jornadas de Folklore Internacional celebradas en San Sebastián. En ellas participaron personalidades destacadas del folklore europeo, tales como Lucille Amstrong (Gran Bretaña), la señora Katzarova (Bulgaria), Gurit Kadman (Israel), la señora Cherbuliez (Suiza) y destacados investigadores vascos como Iñaki Irigoien, Gaizka Barandiaran, Juan Antonio Urbeltz, Joaquín Jiménez, Francisco Arrarás…

La revista “Dantzari” psa a llamarse DANTZARIAK y se crea un grupo de redacción y elaboración para llevarla a cabo que se termina convirtiéndose en un importante punto de encuentro de los amantes e investigadores de la danza tradicional. Destacan las labores realizadas para esta revista de Iñaki Irigoien, Jesús Fernández, Mikel Larramendi, Angel Murua, Joxemiel Bidador…

En 1974 se realiza de nuevo el cambio de presidencia de EDB, quedando los cargos de la siguiente manera:

Presidente: Vicente Zaragüeta.

Vicepresidente: Javier Aranburu.

En 1978 el Dantzari Eguna se celebra en Pamplona y la plaza de toros de la capital navarra se llena de dantzaris y amantes de la danza tradicional. Este evento dio un importante impulso a EDB que desde entonces amplió su oferta de actividades: cursos, grabaciones de danzas, edición de discos y vídeos, trabajos de investigación, etc. Asimismo, se promovió el trabajo en cada uno de los territorios de Euskal Herria.

Ese mismo año se llevó a cabo la modificación de la Junta Directiva y se impulsó que formaran parte dela misma miembros de todos los territorios del País Vasco. La nueva Comisión se constituyó de la siguiente manera:

Presidente: Iñaki Irigoien.

Vicepresidente: Mikel Irazoiz.

Secretario: Xabier Mendizabal.

Tesorero: Juan Jose Lauzirika.

D. Jose Maria Jimeno Jurio fue nombrado Presidente de Honor.

A lo largo de estos años se producen importantes cambios políticos, destacando la constitución del Gobierno Vasco y de los Ayuntamientos y Diputaciones Forales. EDB y sus delegaciones reciben subvenciones de estas entidades que permiten mejorar y ampliar el programa de actuación y sus infraestructuras territoriales (delegaciones).

En los años que siguen se produce un importante desarrollo en las federaciones territoriales y se crea legalmente una federación por cada una de las delegaciones territoriales, excepto la de Gipuzkoa, que mantuvo legalmente el nombre de la Asociación. Esto supuso un aumento del número de actividades organizadas en los diferentes territorios, aunque también supuso que las actividades de todos ellos perdieran fuerza.

En la década de los 90, con todos estos cambios, se renovaron las Juntas de EDB, siendo sus presidentes primero Agapito Gorostiaga y más tarde Ángel Murua.

Tras la dimisión de este último, Maribel Ortiz de Zárate asumió el cargo e inició la adaptación de la estructura de la Federación a la legislación vigente. Euskal Herria, como en la actualidad, se dividía en tres administraciones, lo que dificultaba las relaciones a la hora de solicitar subvenciones, así como a la hora de establecer convenios y protocolos de colaboración con las instituciones.

La nueva estructura de EDB se estructura en cinco delegaciones que están funcionando con gran autonomía en cuanto a organización interna, actividades que organizan o forma de financiación. Las delegaciones de EDB, encargadas de federar a los grupos y dantzaris de cada territorio, cuentan con un único proyecto que recoge las principales actividades que han llevado a cabo históricamente: Dantzari Eguna, revista DANTZARIAK, cursos, edición de vídeos y discos, grabaciones de danzas… Su financiación se basa en las cuotas de las delegaciones, las subvenciones del Gobierno Vasco y la venta del material que edita.

En la actualidad, todas las delegaciones están representadas en la Junta de Dirección que está integrada por:

Pedro Romeo (Presidente). NDB

Endika Sáenz de Adanaa (Vicepresidente). ADB

Xabier Mendizabal (Secretario). GDB

Juan Karlos Ornat (Tesorero). NDB

Iñaki Serrada (Vocal). IDB

Txema Oiarzabal (Vocal). BDB

Esta Junta de Dirección se reúne unas 6 a 8 veces al año en alguna de las sedes de las delegaciones. Sus objetivos son los mismos que se propusieron en su fundación, aunque durante todos estos años las condiciones de los grupos de danza han cambiado mucho. Sus esfuerzos se centran en sacar adelante el programa propuesto y mantener la unidad de representación en torno a un único proyecto: Euskal Dantzarien Biltzarra.